Hace poco me encontraba realizando un diagnóstico en una empresa. Se trataba de una clínica de especialidades y su dueña es una doctora muy reconocido en su ciudad de origen.

Recuerdo que, cuando le comenté que su negocio sólo crecería si ella era capaz de ganar tiempo libre para trabajar en la estrategia y no tanto en la operación, me preguntó asombrado: “¿Quieres decir Miguel que yo ya no tengo que dar consulta ni operar?”.

¡Efectivamente eso estoy diciendo!

Verás, la mayoría de los empresarios confunden su profesión con su negocio. En este caso, la profesión es la medicina y el negocio el hospital. Todos los negocios empiezan con una profesión exitosa, pero llega el momento en que  los dueños debemos decir si queremos seguir siendo profesionistas o queremos convertirnos en verdaderos empresarios.

Te voy a poner un ejemplo muy simple pero muy revelador: seguramente conoces  la red de hospitales “Angeles”, ¿no es así?. Es un grupo empresarial que tiene más de 24 hospitales en la república mexicana, ¿quién crees que gana más dinero en ese negocio, el dueño o los doctores que dan consulta ahí?; ¿Quién crees que trabaja más horas al día, el dueño o el doctor que tiene que dar consulta, operar, atender urgencias, etc.?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 12 =