Tiempo libre y Sistematizacion

¿Trabajas en tu negocio de director o de «súper héroe»?

En la mayoría de las empresas cuando inician, su dueño es el «todólogo»; vende, factura, cobra, compra, distribuye y hasta limpia. Y llega a hacer tan bien este trabajo, que de repente se da cuenta de que nadie lo puede hacer mejor.

Recuerdo el caso de la dueña de una pastelería a la que estuve entrenando hace algún tiempo. Ella hacía todo este trabajo y en realidad, nadie lo podía hacer mejor, ¡ella era muy buena! Cuando recién nos conocimos, ella estaba al borde del colapso: trabajaba 12 ó 14 horas por día, tenía más de 5 años que no tomaba vacaciones porque eso hubiera significado tener que cerrar el negocio por un tiempo porque, aunque tenía empleados, nadie lo podía hacer mejor que ella. Además, como tenía gastos fijos que cubrir, no se podía dar ese lujo.

Obviamente no se atrevía a hacer crecer su negocio ya que eso hubiera significado vender más, y vender más, bajo su modelo de negocio en ese momento, sólo hubiera significado más trabajo para ella.

El punto aquí es que ella estaba adoptando el rol de «súper heroína» y estaba descuidado su verdadero papel de dueña de su negocio; decía con orgullo que era una persona muy «trabajadora» y no hacía caso ni a las señales que le enviaban sus hijos cuando le reclamaban su falta de atención; efectivamente a sus hijos no les faltaba nada, sólo su mamá…

Te voy a hacer una lista de las cosas que ella estaba perdiendo por trabajar como «súper heroína» y no como dueña de su negocio:

  1. Su negocio no crecía porque ella no quería trabajar más.
  2. Tenía constantes fugas de dinero porque nunca le daba tiempo de revisar sus estados financieros.
  3. Ni siquiera sabía cómo revisar sus números y nunca lo había hecho desde que abrió su empresa.
  4. Estaba retrasada en el pago de sus impuestos porque nunca detectó la ineptitud de su contador.
  5. Llegaba a su negocio a las 5:00am y se iba a las 8:00pm todos los días.
  6. Tomar vacaciones era un lujo que no podía permitirse.
  7. Se estaba perdiendo la infancia de sus hijos a pesar de tenerlos en la mejor escuela privada de su ciudad.
  8. Tenía problemas en su matrimonio.
  9. Padecía obesidad, hipertensión y ataques de pánico.
  10. Su autoestima estaba por los suelos.
  11. Estaba harta y cansada de su negocio pero no encontraba quién se lo comprara porque nadie quería estar como ella.

¿Será este el sentido de tener un negocio?… ¡por supuesto que no! Después de sólo 1 año de trabajo «hombro a hombro» con ella, logramos liberarla de la cárcel que representaba su negocio.

Ahora ella le dedica sólo las mañana a su empresa, de 10:00am a 2:00pm, puso un par de sucursales más, gana más dinero que nunca y lo mejor, es libre de tomar vacaciones cuando quiera los días que así lo decida.

Si en verdad quieres descubrir cómo construir un negocio que te permita obtener libertad financiera y de tiempo de manera simultánea entonces, entonces acércate a los expertos que te puedan ayudar a lograr esto.

El éxito de tu empresa dependerá únicamente de lo preparado que estés como dueño para hacerla crecer, así que te veo afuera, lejos de tu” zona de confort”

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − ocho =